domingo, 17 de febrero de 2013

#80 Reyes del Círculo Polar



Tú ya estarás durmiendo, y yo te he dicho hace unos minutos que iba a seguir tu idea. Estoy muy cansada, pero estar metida en la cama metida entre mantas, sin tenerte a mi lado, hace que este pequeño colchón se vuelva inmenso al buscarte desesperadamente y no encontrarte hace que no pueda conciliar el sueño. No me gusta dormir sin ti. No me gusta despertarme y ver que no estás junto a mi, que no puedo acortar la distancia de la noche y abrazarte fuertemente y jugar bajo las sábanas. No me gusta no encontrar tu sonrisa a modo de "buenos días". No me gusta no tenerte.

El tiempo se para cuando estoy contigo, y todo acontece a una velocidad distinta. Los sonidos se ven amortiguados según me mires, o intensificados según me beses. Todo cambia. El color del cielo, el olor de los árboles, el canto de las gaviotas. Todo es distinto cuando me coges de la mano y en la noche, en un coche, solos los dos, comenzamos a hablar y hablar sin parar, y pasamos horas sin que nada nos interrumpa. Sólo estamos tú y yo en una pequeña lata con ruedas. Hacerte el amor, que me lo hagas a mi, que el amor nos haga a ambos, y nos recoja en sus brazos, y nosotros gustosos le demos nuestro aliento. Cocinar para ti y que vengas y te metas conmigo, que me abraces por la espalda y me distraigas. Acurrucarnos entre las mantas y un sofá y criticar todo lo que echan en la televisión hasta caer rendidos de risas. Que me despiertes asustado porque creas que tengo una pesadilla, porque velas por mi, despierta o dormida, mi pequeño ángel guardián. Besarnos entre los árboles, saltar verjas y reír asustando a los pájaros. Poder cogerte de la mano para ayudarnos mutuamente cuando caminamos por terrenos un poco más difícil. De forma literal y metafórica. Que yo llore por una película tristemente real, y tú me beses consolando a esta melancólica llorona sin remedio. Escucharte reír. Creo que es mi pasatiempo favorito: tu risa. 

No puedo describir todo lo que vivimos juntos, todo lo que sentimos o lo que yo pienso, porque es difícil plasmarlo en palabras inventadas. Simplemente, quiero que intentes imaginar lo mucho que te amo. Cómo realmente quiero cogerte la mano mientras tú me guías por un camino que emprendimos hace ya un tiempo juntos. Cómo quiero seguir cazando contigo los últimos rayos de luz del día, y cómo en la cima del mundo, abrazada a ti, con las manos frías y el corazón rebosante de amor, quiero seguir escribiendo una historia juntos. No quiero pensar en cuánto durará, ni qué será de nosotros. Quiero vivir contigo todo lo que pueda, lo que podamos los dos. Quiero ser feliz contigo, como lo soy ahora, como cada día lo soy un poquito más. Quiero seguir forjando contigo un amor sincero, real, seguir superando contigo problemas y diferencias, quiero seguir escuchando tus historias, y desear que no te canses de mis días malos, que a veces son demasiados. Quiero quererte hasta que mis huesos no puedan más. Te quiero a ti en un lugar en el que siempre sea atardecer. Ser reyes del Círculo Polar. Imaginar contigo aventuras y soñar con que podemos hacerlas realidad.

"No importa donde me lleve el camino y no me importa cuánto dure el viaje, 
si Tú estás conmigo"